jueves, 18 de junio de 2009

Lugares de mi tierra: Las Segovias


Corazón segoviano


Lluvia de madrugada,

fresco y hermoso amanecer,

sonidos y escenas de un nuevo día,

olor a café a medio hacer,

inundando el aire y la campiña,

invadiendo el olfato y estimulando a la vida…


Gallos cantando en la alborada,

y en su valioso y productivo quehacer,

los campesinos en las labranzas,

con su simiente y su arado,

sembrando maíz, frijoles… y esperanzas


Cafetales en flor,

o con sus rojos granos,

olor a roble y a pino,

a tabaco y a rosquillas.

Olor a naturaleza, a rocío,

a trapiche, a dulce y ganado,

a leche fresca, queso, mantequilla,

a trabajo y tesón por cada rincón y camino…


Desde Dipilto y Jalapa

pasando por Somoto y Ocotal

hasta La Trinidad y San Nicolás.

Cada rincón y lugar de Estelí,

Nueva Segovia y Madriz,

cada espacio poblado, en el campo y la ciudad…


Las Segovias, tierra de gente generosa y sencilla,

donde la naturaleza se siente vivir,

donde se vive con pasión cada día,

corazón que palpita en el norte de mi país…


Y entonces, la cosecha es bienvenida…

maíz, frijoles, verduras, legumbres, café…

y del fruto del trabajo, las esperanzas también…

¡la cosecha segoviana de la vida…!


Jorge Gamero Paguaga

Bosque de pinos en Estelí

Descripción de la región:

Las Segovias es una región del norte de Nicaragua, conformada por los departamentos de Nueva Segovia, Madriz y Estelí, con una extensión territorial total de 6727,7 km2 y una población aproximada de 559384 habitantes, de acuerdo a datos del Censo de Población y Vivienda de 2005. He aquí el detalle por departamento:


Nueva Segovia, 3123 km2, con 211000 habitantes (12 municipios: Jalapa, El Jícaro, Murra, Quilalí, Wiwilí, San Fernando, Ciudad Antigua, Mosonte, Ocotal, Dipilto, Macuelizo y Santa María)

Madriz, 1375 km2, con 133000 habitantes (9 municipios: Somoto, San Lucas, San José de Cusmapa, Totogalpa, Yalagüina, Palacagüina, Telpaneca y San Juan del Río Coco)

Estelí, 2229,7 km2, con 215384 habitantes (6 municipios: Estelí, Condega, Pueblo Nuevo, San Juan de Limay, San Nicolás y La Trinidad)

Los límites de la región son: al Norte, la República de Honduras, al Sur, los departamentos de León y Matagalpa, al Este, el departamento de Jinotega y al Oeste, Honduras y el departamento de Chinandega.

La base económica de la región es la agricultura en primer lugar, seguido del comercio y la ganadería. En la producción agrícola destacan los granos básicos, principalmente en el rico valle de Jalapa, que ha sido conocido como el granero de Nicaragua. También el tabaco, tanto en su cultivo, en Jalapa, Condega y Estelí, como la industria del mismo, especialmente la manufactura de habanos, para la exportación, reconocidos por su excelente calidad. El café de altura se ha destacado también por su magnífica calidad, destacándose la producción en las fincas de la cordillera de Dipilto y Jalapa. La actividad turística comienza a destacar en esta región, debido a que se está explorando y descubriendo su notable y maravillosa naturaleza, sus pueblitos donde elaboran hermosas artesanías. Se hace turismo rural y de montaña, e incluso, religioso. Se están conociendo lugares que vale la pena conocer, como el valle de Jalapa, Ciudad Antigua, Mosonte, en el departamento de Nueva Segovia, el cañón de Somoto, los miradores de San Lucas y Cusmapa, en el departamento de Madriz, y en el departamento de Estelí, las espléndidas reservas de Miraflor, con sus bosques nubosos, y el Tisey, con sus frescos pinares y su hermosa cascada de La Estanzuela, así como muchos otros saltos y aguas termales en toda la región. En fin, nuevos y bonitos hoteles y hostales, prestan las condiciones e invitan a conocer las tierras segovianas, de clima agradable, bellos paisajes y gente amable.

Bosque de Jalapa

Reseña histórica:

Esta región del norte de Nicaragua, en términos geológicos, tiene las tierras más antiguas de nuestro país y también huellas de la vida, dejadas hace miles de años, como lo indican los fósiles encontrados en el municipio de Pueblo Nuevo, Estelí, pertenecientes a la megafauna del pleistoceno. Se trata de enormes mamíferos que vivieron hace más de 20000 años, como mastodontes y megaterios. Y en cuanto a la vida humana, hay también vestigios de tiempos relativamente remotos, como los petroglifos encontrados a tan solo tres kilómetros al oeste de la ciudad de Estelí (La Pintada), con una antigüedad de aproximadamente 1000 años.

Petroglifo enblemático de Estelí


Cuando llegaron los conquistadores españoles, esta región era habitada por indígenas de origen Matagalpa, aunque posteriormente hubo alguna influencia de los Chorotegas, llegados del norte y que se asentaran principalmente en la región del Pacífico. De hecho, hay algunas comunidades de Nueva Segovia y Madriz, donde hoy día conservan con mucho orgullo su herencia indígena, destacando entre ellas, Mosonte, por ejemplo, pequeña comunidad de laboriosos y creativos artesanos.

Artsanías de Mosonte


La primera incursión de los conquistadores por estas tierras fue en el año 1525 y lo hizo Francisco Hernández de Córdoba, quien recién había fundado las ciudades de Granada y León. Entre 1536 y 1543, aproximadamente, fue establecida la villa de Segovia, por sus expedicionarios, probablemente Gabriel de Rojas, como un nuevo foco colonial entre las agrestes montañas y a orillas del entonces caudaloso río Coco. Pero no duró mucho, pues fue destruida e incendiada, por indígenas jicaques, lo que tuvo que ser trasladada en 1611 al sitio donde hoy es Ciudad Antigua. En 1654, el pirata Henry Morgan, ayudado por indígenas miskitos, remontó el largo río Coco, desde el mar Caribe y llegó hasta esta población, la saqueó y la quemó. Este fue el ataque más recordado, a causa de su protagonista y por su nivel de destrucción. Pero hubo muchas incursiones de este tipo. En 1780 fue reasentada la ciudad por tercera vez, donde quedó definitivamente y que conocemos como Ocotal.

Iglesia de Ciudad Antigua

Esta región, más la comarca de Bocay, del actual departamento de Jinotega, conformaba un único departamento, llamado Nueva Segovia, fundado en el año 1858. Pero con el paso de los años, fue desmembrado. Fue así, entonces, como surgió el departamento de Estelí, en 1891, cuya cabecera, la ciudad de San Antonio de Estelí, era una pequeña villa, fundada a finales del S. XVII. Pasarían unas cuantas décadas más, para que se fundara el nuevo y pequeño departamento de Madriz, en el año de 1936, con Somoto, como su ciudad cabecera, y quedando reducida Nueva Segovia, al departamento que hoy conocemos, con Ocotal, la heredera de la antigua Segovia, como cabecera departamental. No obstante la división, la identidad y el espíritu segoviano había llegado para quedarse, permaneciendo intacto hasta nuestros días.

Iglesia parroquial de Ocotal


Y es que las Segovias, ha sido una región con una rica historia. Fue escenario de la gesta del General Augusto C. Sandino, en contra de la ocupación norteamericana, con muchos acontecimientos relevantes. Fue en la mina de San Albino, municipio de El Jícaro, donde el 26 de octubre de 1926, inició su levantamiento armado contra tropas conservadoras, con tan solo 30 hombres, uniéndose así a la causa liberal. Hubo varias batallas, entre las que destaca la de Ocotal, en 1927, donde Sandino, después de tomarse la ciudad, hubo de retirarse ante un bombardeo aéreo, el primero en la historia de Centroamérica. También en Nueva Segovia, se encontraba su cuartel general, en el cerro El Chipote, en el municipio de Quilalí, del tuvo que retirarse ese mismo año, después de una cruenta batalla. El 27 de febrero de 1928, el Bramadero, Condega, fue escenario de otra de sus batallas, siendo esta vez victoriosa.

Esta región norteña, nunca dejó de ser escenario de guerras. Durante los años 70’s, lo fue, con la guerra de liberación, que concluyera con la insurrección, y le diera a Estelí, por ejemplo, el título de “tres veces heroica”. Durante los años 80’s, los sonidos de la guerra volvieron a escucharse por las montañas segovianas. Fueron años difíciles y de mucho sufrimiento para todos, pero como el ave fénix, que renace de las cenizas, Las Segovias, ha tomado de nuevo el arado y trabaja la tierra, progresa a través del comercio, la industria y la producción. Y ahora, al ritmo de mazurca, se abre al turismo, con su naturaleza maravillosa y la cordialidad y calidez de sus gentes. Es una tierra hermosa que vale la pena visitar y conocer.


Otras imágenes segovianas

Bosque del Cerro Mogotón el más alto de Nicaragua, en la cordillera Dipilto y Jalapa

Bosque nuboso de la reserva de Miraflor

Cañón de Somoto, en el río Coco o Segovia

Vista invernal de la Iglesia parroquial de Estelí


El valle de Condega

La cordillera de Dipilto y Jalapa, desde Ocotal

Vista desde la altura de Cusmapa, Madriz

La cascada de La Estanzuela, en la reserva El Tisey, Estelí

Mina de San Albino, El Jícaro

Bosque de Miraflor

Un rincón de hotel El Pantano, Jalapa

Iglesia parroquial de Pueblo Nuevo, Estelí

Cerro El Chipote, Quilalí

Iglesia de Mosonte, Nueva Segovia

Otra vista del cañón de Somoto

Otra imagen de Miraflor

Vista panorámica de la ciudad de Jalapa, en el valle del mismo nombre

Amanecer en Palacagüina, Madriz

Vista aérea de la ciudad de Estelí, "El Diamante de Las Segovias"

Quilalí, Nueva Segovia

Parque central de Estelí, "Las Madres"

Otra vista de la bella floresta de Miraflor

Parque central de la ciudad de Ocotal

San Juan del Río Coco, Madriz

Otra imagen del salto de La Estanzuela

Parque centarl de San Juan de Limay, Estelí

Salto en Murra

Vista panorámica de San Nicolás, Estelí

Hermosa imagen del valle de Estelí

La belleza del rico valle de Jalapa

El verdor de la naturaleza en Miraflor

Vista de la ciudad de Somoto, Madriz

Telpaneca, Madriz


Conozca más acerca de Las Segovias, accediendo a través del siguiente link:

Visit Las Segovias , Las Segovias Nicaragua , conoce Las Segovias ...


"El almendro de onde la Tere", Carlos Mejía y los de Palacagüina... Nostalgia de la infancia segoviana

2 comentarios:

Leonardo dijo...

Estiliano de nacimiento, Segoviano de corazón, como no recordar mi lugar de infancia, en libertad por los ríos y el olor a pan horneado por las tardes en medio de una rica lluvia de invierno.

Definitivamente, quien no ha tenido la oportunidad de conocer Las Segovias, se ha perdido de percibir el auténtico calor humano de Nicaragua...

Anónimo dijo...

Jorge, te felicito por promover las bellezas escénicas naturales y culturales de Las Segovias (ciudades y pubelos de los departamentos de Nueva Segovia, Estelí y Madriz).
Te animo a que continues actualizando y ampliando este espacio.
Un abrazo fraterno,
Alcides R