jueves, 22 de enero de 2009

La Integración de Centroamérica: a paso lento, pero avanza


El 15 de este mes, vi en las noticias de la televisión que entrevistaban a la nueva Presidenta del Parlamento Centroamericano (PARLACEN), la Abogada Gloria Oquelí de Macotto, y ella, con mucho optimismo contó que dos probables futuros proyectos de mucha importancia serán impulsados en el marco de la integración de la región centroamericana. Se trata de la moneda única y el ferrocarril del istmo. Este anuncio me alegró mucho, porque este es el tipo de noticias que motiva y entusiasma mucho escuchar. La Presidenta del PARLACEN viajó a Managua, a la cumbre de Presidentes del Sistema de Integración Centroamericana, donde el Gobierno de Nicaragua, asumió Presidencia pro-témpore del SICA correspondiente al primer semestre del año 2009.

Uno de los mayores obstáculos para un avance más contundente en el proceso de la integración centroamericana, ha sido la falta de divulgación del mismo entre los pueblos de la región, por lo que se desconoce acerca del tema y no hay un sentido de pertenencia a la Patria Grande. Además, otra debilidad, ha sido la falta de competencia de los órganos del SICA, para lo que se supone fueron creados, como es el caso del PARLACEN, siendo apenas un órgano consultivo que no ha podido legislar. Sin embargo, en la Cumbre de Presidentes de San Salvador, de junio de 2008, fue gratamente anunciado que el Parlamento obtendría su carácter vinculante, potestad que sólo la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) tenía.

Y a propósito de la Corte, otra buena noticia es que Guatemala, anunció su adhesión a la misma, cuando ésta sólo estaba conformada por las repúblicas de El Salvador, Honduras y Nicaragua. De esta manera, de los cinco miembros históricos de la antigua Federación Centroamericana, sólo Costa Rica ha quedado excluida de estos importantes órganos rectores del proceso integracionista, pero por su única y propia voluntad, al considerar que su nivel de desarrollo socio-económico y democrático está muy por encima del resto de sus naciones hermanas, y que no los pondría en riesgo dentro de una región altamente vulnerable. Es una lástima, pero eventualmente, aún y con toda esta ventaja, el país hermano del sur de la región, tarde o temprano, tendrá que sumarse a esta empresa, si es que no quiere convertirse en una isla, a pesar de formar parte de nuestro istmo.

En cuanto al proyecto de la moneda única, es muy acertado. Tiene mucho más sentido que una región como la nuestra, con décadas de haber iniciado un proceso de integración, se plantee esta meta, como culminación de la integración económica, y no que algunos de nuestros países se lancen a la aventura de participar en experimentos, como el que ha propuesto el presidente de Venezuela, de una moneda única para los países que conforman la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), lo que es claramente inviable. No hay necesidad de ser economista para saber que la propuesta del “sucre” no tiene asidero, al menos para la participación de nuestros países, donde la actividad comercial con los países del Sudamérica es mínima, a diferencia del intenso comercio intrarregional centroamericano.

Centroamérica ya se apresta a ir en esa ruta, aunque es obvio que lograrlo no será en el corto ni mediano plazo, es todo un proceso, donde aún hay puntos pendientes dentro de la integración económica, en materia comercial y aduanera, por ejemplo, no se ha culminado. Además, se debe alcanzar un balance y eliminar las asimetrías que prevalecen, lo que significa un enorme reto. Parece complicado, pero no es imposible, basta con tener voluntad política para impulsarlo. El “peso centroamericano”, o como se llame la moneda única, sería una moneda fuerte y sería un símbolo más de la identidad de la nación centroamericana, así como existe la bandera, escudo e himno. Y por cierto, los símbolos de la Patria Grande, ya deberían estar ondeando en todos los centros educativos e instituciones de gobierno de los países miembros del SICA, y no esperar hasta que en un futuro impredecible, se logre la integración política.

Ello, aunado a una intensa campaña de divulgación, a través de los medios de comunicación de la región trabajando juntos en esta labor, podría generar ese sentimiento de pertenencia a la Patria Grande Centroamericana, aún cuando prevalezcan los sentimientos arraigados de nacionalismo. Y si no, veamos el ejemplo de la Unión Europea, si ellos lo lograron, que son un conjunto de países de las más diversas culturas, razas y lenguas, ¿Por qué nosotros no lo podríamos lograr? Somos una región geográficamente pequeña, conformada por varios países diminutos en su superficie territorial, pero que se caracteriza por su homogeneidad, donde compartimos una misma historia y son más las cosas que nos unen que aquellas que nos separan. No hay pretexto ni justificación. Sólo es cuestión de tener voluntad política e interés genuino por hacerlo realidad.

Jorge Gamero Paguaga

21 de Enero de 2009


En el siguiente link, puede ver la letra del Himno de Centroamérica, escucharlo cantado y leer sobre su historia:

Himno de Centroamérica - Wikipedia, la enciclopedia libre


Himno de Centroamérica (La Granadera, instrumental)
video


Centroamérica: destino de oportunidades
video
Luchemos por no revertir esta visión de ver a una Centroamérica unida, como un verdadero destino de oportunidades. Hay una crisis mundial, pero fortaleciendo la integración regional y complementando nuestras ventajas comparativas, podemos salir airosos y seguir siempre hacia adelante...


El PARLACEN vinculante, por fin
video
Queda registrado: una decisión de suma relevancia que debe ser cumplida y respetada por los países miembros del SICA, para consolidar un auténtico Derecho Comunitario Centroamericano

No hay comentarios: